los bancales

El perfil constructivo de la Huerta está formado por un escalonamiento del terreno formado por terrazas descendientes al valle.

Las piezas de piedra cortadas en el mismo terreno (tosca) eran utilizadas para construir los muros de contención llamados "hormas". También servían, una vez machacadas, para rellenar la zona interior formando los "poyos" o bancales. Las "hormas" están formadas por superposición de hiladas de "tosca". Poseen un pequeño desplome hacia el interior en forma de talud y su altura varía en función del desnivel del terreno. La consistencia de la "horma" se conseguía tanto por la compactación del terreno provocada por el sistema de riego a manta, como por el cultivo de especies arbóreas en los líomites de cada parcela.