LOS MOLINOS

 

Datan de época medieval y a finales del siglo XIX ya había ocho. En la actualidad han desaparecido casi todos, sólo dos de ellos se conservan en buenas condiciones, manteniendo su construcción y maquinaria prácticamente intacta

Constan de una planta o una planta más cámara para almacenar el grano. También suelen contar con una dependencia aneja para los animales.

La molienda se realizaba durante todo el año. La materia prima era el trigo, el maíz, la cebada y otros granos. La producción de los molinos, por tanto, era de harina y piensos. La harina se comercializaba desde el propio molino. Una parte de la producción se quedaba en la localidad y otra parte importante se comercializaba con pueblos de la provincia de Jaén y Granada.

Los molinos de rodezno producían dos fanegas de harina cada siete horas de trabajo. El agua utilizada como fuerza motriz era la que desde La Charca bajaba por la acequias, marcando el horario de trabajo del molino. Esta salía desde las nueve de la mañana hasta las cuatro de la tarde durante tres o cuatro días a la semana, aunque había temporadas en las que La Charca tenía tanta agua que había que aliviarla abriendo sus compuertas, funcionando los molinos tanto de día como de noche.

 

NOMBRE DE LOS MOLINOS:
- El Molino del Marinero.
- El Molino de Soto (se conserva).
- El Molino de la Aceña.
- El Molino de los Torrejones.
- El Molino del Tío Tomás (se conserva).
- El Molino del Caño de la Presa.
- El Molino de Borrego
molino del Tío Tomás
Molino de Soto